En Grupo VISEMEX nos especializamos en la fabricación de proyectos con diferentes tipos de cristales y vidrios para diversas industrias, por eso a continuación, te contamos sobre algunas opciones ideales para trabajos de construcción.


VIDRIO TEMPLADO: Permite obtener una gran resistencia mecánica, este tipo de vidrio obtiene su forma final antes de entrar en el horno de templado y es más seguro, pues si se rompe crea pequeños fragmentos que no representan ningún peligro.


VIDRIO LAMINADO: Está conformado por dos o más vidrios simples, que se unen entre sí mediante láminas de plástico, que tienen buena adherencia, transparencia, resistencia y elasticidad. Este vidrio ofrece alta resistencia a impactos y la penetración, por lo que se utiliza para proteger a las personas y los bienes.


VIDRIO IMPRESO TEMPLADO: Las aplicaciones más habituales se encuentran en puertas, duchas y bañeras. También se puede utilizar para cerrar orificios fijos o factibles que no necesitan ser transparentes, pero requieren luz para la decoración en una habitación.


VIDRIO ANTIRREFLECTANTE: Ambos lados están tratados para lograr la textura de la superficie, reduciendo así el reflejo de la luz sin distorsionar los colores. Suelen utilizarse para la protección de marcos.


VIDRIO INSULADO: Tiene la gran ventaja de no condensarse, puede proporcionar una mejor estética y funciones de fácil mantenimiento.


VIDRIO CURVO: Se trata de un vidrio especial (templado, laminado o insulado) que ha sido tratado mediante calor en un horno para ser deformado en forma de curva. Este tipo de vidrios son ideales para obras que requieren una apariencia más sofisticada que resalte el diseño de la fachada y ofrezca otros beneficios.